lunes, 22 de mayo de 2017

Dos placas tectónicas decidieron dirimir sus diferencias por la vía rápida


¡Catapunkcroc!
Hace tres millones de años, que si tú, que si yo, dos placas tectónicas decidieron dirimir sus diferencias por la vía rápida. Como consecuencia, surgió una imponente sierra con picos de 2.224 metros de altura, lagunas glaciares y una florafauna endémica tan bonita como frágil.

Hasta la década de los años 60, las únicas personas que se adentraban en las profundidades de la sierra eran pastores y para de contar. Pero a partir de ese momento, empezaron a circular por la sierra los primeros excursionistas, cargados de un profundo amor a la naturaleza.

Estos primeros caminaron por una sierra todavía virgen, acamparon a su aire, hicieron fuego y permanecieron, según cuentas las crónicas, toda la noche de aquella manera mirando a las estrellas cerca de la bota de vino. Cuando se iban, recogían todo para no dejar huella de su paso, lo que resultaba fácil porque apenas se generaban residuos.

En 1970, se construyó un modesto refugio de montaña en uno de los puntos emblemáticos de la sierra: la laguna de la Luna. Durante los siguientes años, la presencia del refugio apenas alteró el entorno ni la posibilidad de que los excursionistas pudieran acampar y hacer fuego en el paraíso. ¡Qué bonita la laguna todavía! ¡Quién pudiera!
En fin...

¡Plashtóntron!
Hacia el año 1992, el impacto de un tremendo pelotazo sacudió el país por las cuatro esquinas de su perímetro. ¡Qué caras más sonrientes en los telediarios! ¡Qué de medallas! ¡Qué de facturas infladas desde el cantautor hasta el marmolista amigo del concejal! Incluso al refugio de montaña llegaron las consecuencias, y el número de camas se multiplicó por 1,92 cada cinco años, sin descuidar el servicio de desayunocomida meriendacena para poder descuidar mejor la gestión de residuos como si no hubiera un mañana.

Juan es casto.
Juan es puro.
Juan tiene un trabajo de agente medioambiental y como no le gusta lo que está pasando con la gestión de los residuos de la laguna de la Luna, lo pone en conocimiento de sus jefes para que lo denuncien.

Luis también es casto.
Luis también es puro, solo que le va la política.
Luis es el jefe  de Juan, el amo de la consejería de medio ambiente  y no tiene la más mínima intención de cursar la denuncia, porque el desarrollo del turismo en la zona es prioritario para el gobierno de la comunidad. El conflicto entre los dos está servido.

Esta mañana Luis le ha dicho a Juan que pasara un momento a su despacho. Oye tío, le dice cuando ya está dentro, retira la denuncia o te mando al otro punto de la comunidad autónoma, a un pueblo donde solo vivas tú. Entonces Juan recuerda que se va a casar dentro de tres meses, calla, otorga y acepta el ascenso que finalmente, en tono conciliador, le ofrece Luis para dentro de dos años. De todas formas, dice para terminar, quédate tranquilo, en cuanto llegue la próxima subvención arreglamos ese asunto.

Mariano es un humano amantísimo de la naturaleza. Todo un escalador bien pertrechado de parafernalia de sujeción desde los 15 años todos los fines de semana. La persona perfecta para hacerse cargo del refugio. De hecho lo hace tan bien, que la laguna de la Luna empieza a desarrollar la típica flora acuática invasora que indica claramente que el agua está eutrofizada. Es decir, la laguna de la Luna entra en fase menguante.

¿Qué va a pasar?

Seguramente lo que ya está pasando en alguna parte: se construirá una pasarela tremenda que atraviese la sierra de la que ningún amante de la naturaleza podrá salirse, se pondrán cuatro vías ferratas como únicos lugares posibles donde practicar algo de escalada hasta las siete de la tarde, y se aprovechará la primera subvención que llueva para remodelar el refugio en plan altostanding de pega, limitando el número de plazas y aumentando el precio de todo en general. Se instalarán tanques perimetralmente sellados que puedan ser sustituidos cuando estén a tope de residuos de manera helitransportada y, en cuanto a Mariano, le darán boleto y pondrán a alguien con un perfil más gourmet, que maneje facebook, incluso.

Por otro lado, para sustituir las experiencias reales que solo se pueden tener en contacto con la naturaleza, hologramas temáticos nos esperarán en el interior de naves de polígonos industriales para brindarnos aventuras tan fascinantes como acercarte a la serpiente sin que te moleste la manzana, o ser un náufrago en una isla desierta a punto de tirar al mar un mensaje dentro de una botella:

En realidad no todo está perdido, solo está olvidado
en el ángulo oscuro, silencioso y cubierto de polvo.

No todo está perdido, solo está sepultado entre ortigas,
donde habita el olvido.

No todo. Aún queda el viejo olmo hendido por el rayo
en su mitad podrido, que con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.




lunes, 15 de mayo de 2017

Elogio del estilo de vida por lo bajini


He comprado miel en una esquina a una señora que daba totalmente el pego de que no, pero sí.

He comprado carne al carnicero en su casa, porque la mercancía auténtica no la puede vender en la tienda.

He comprado pescado en un aparcamiento a un amigo de Madrid que lo pide directamente a unos amigos de Galicia, y estaba más fresco que el de la pescadería.

He comprado huevos cerca de una fuente solitaria donde vive un hombre al que le encanta trabajar para los animales.

He vendido  en los soportales del ayuntamiento tomates y manzanas desecadas en un sencillo secador solar confeccionado a mano con materiales retirados discretamente del almacén de una multinacional por un operario al que, sé de buena tinta, le pagan fatal.

He cambiado la mitad del alquiler de este mes por unas aliviadoras sesioncitas de podología a la dueña del piso.

He estado en la catedral de Santiago y no me ha gustado el truco del cepillo. Es mejor un día eterno de trapicheo que mil años de paraíso oficial.

jueves, 4 de mayo de 2017

Pastillas de colores de la marca indignación


1.
Para combatir la tremenda evidencia de los descomunales tejemanejes que el poder nos regala a diario al pueblo llano, se pusieron rápidamente en circulación unas pastillas de colores de la marca indignación.

Poco a poco, ante la tremenda evidencia de que el sistema no se podía cambiar desde dentro, se fueron olvidando las pastillas y cada cual empezó a buscarse a sí mismo en los centros de yoga de las tiendas de los chinos.

2.
Si te preocupa el futuro de las abejas,
levanta un par de baldosines soleados de tu piso
y planta un jazmín.
Verás como ellas solas aparecen.

Si te preocupa la mala calidad del pan que comes,
aprende el noble arte de la harina.

Si quieres combatir la alergia,
embadúrnate de tierra de la huerta.

Si no te gusta tu trabajo, 
invéntate uno de tu agrado. 

Si tienes miedo, cálmate, 
porque estás a punto de brillar
donde antes solo había oscuridad.

lunes, 24 de abril de 2017

Yo creía, yo pensaba que...


Yo creía, yo pensaba que era necesario crear tejido social para cambiar el mundo, y durante un tiempo formé parte de grupos de productores ecológicos, de grupos de consumidores concienciados y de centros sociales autolesionados, hasta que llegué a la conclusión de que costaba más dinero trabajar en una red de cooperativas que darme de alta de semiautónomo, que de todas formas no podía.

Fue un momento duro. Incluso dejé de cultivar la huerta y de cortarme el pelo cuando me quedé sin él. Fue una década mala que tiene cualquiera, hasta que un día cualquiera de primavera llegó con fuerza la alergia y todo cambió.

No podía más. Me picaban ampliamente las espaldamanos y el pecho izquierdo tanto o más que la pierna derecha. Además, tosía bastante por varios sitios y recuerdo que se me nubló la vista y me desvanecí.

Cuando desperté, estaba de rodillas en la huerta suplicando que alguien viniera en mi ayuda. Entonces, un trocito de tierra se movió frente a mí y apareció un topillo que nada más verme, volvió a sumergirse en la tierra. Aprovechando el subidón, yo hice lo mismo del tirón. Me embadurné de tierra y empecé a arrastrarme por ella como una culebra hasta mudar la piel.

Dos semanas después estaba curado. Había vencido a la alergia. Y para celebrarlo, decidí comerme menos el tarro por las cosas del mundo y pasar más tiempo en la huerta. Desde entonces me dedico a exfoliar al público en general y me va de maravilla. Mismamente el otro día, vinieron a verme tres personas de la capital en un avanzado estado de madrileñismo y por 72 euros los dejé arrastrarse a gusto por la huerta hasta que se quedaron nuevos. Uno de ellos se metió con barba y salió sin ella. 

miércoles, 19 de abril de 2017

Hoy es un buen día para hacer alcohol de romero

El alcohol de romero es un remedio muy útil que nunca debe faltar en el botiquín de casa. Personalmente, lo utilizo contra los malditos sabañones, para masajear músculos cargados y proporcionar calor rico a ciertas partes del cuerpo que se me quedan frías. 
En este vídeo os mostramos cómo hacerlo, disfrutándolo para que lo disfrutéis.
Con todos ustedes, el maravilloso alcohol de romero.



lunes, 3 de abril de 2017

El perro


Un hombre bueno, todo hay que decirlo, circula alegremente por una carretera comarcal de la sierra de Alcapón montado en un todoterreno de a 15 litros por cada 100 km por estas tierras, cuando, de repente, ve un cachorro de perro con toda la pinta de abandonado.

El hombre, todo emotividad, para y recoge el perro. Después de dos maravillosos minutos de caricias y lametonchuis mutuos, surge de manera contundente la pregunta de qué hacer con el perro, porque mañana se vuelve a Madrid y no se lo puede quedar.

Nuestro buen samaritano se siente tan abandonado como el perro. ¿Cómo puede ser que nuestra mierda de sociedad no tenga un lugar donde dejar a los animales abandonados para que puedan llevar una vida plena?

Poco a poco va volviendo a la realidad: soy Fulanito de Tal, hijo de mi madre, friso los 58 y mi fragancia favorita es la de jazmín. Recuerda incluso que hoy es sábado por la mañana y que la gente del Mercado de la Tierra estará en la plaza. ¡Estoy salvado! Seguro que allí saben qué hacer con el perro, vamos que me lo quitan de las manos, piensa.

Además de otras trescientas mil cosas en la vida, vender en la calle es duro. Por si fuera poco, esta región es un mundo aparte. Un mundo donde las circunstancias mandan y las convicciones no se quieren ni para lucirse en oratoria. Pero como también forma parte de este planeta, la publicidad ha seducido a sus habitantes y el consumismo atroz se ha convertido en el modus vivendi habitual, marginando la artesanía o la venta directa de productos en la calle.

En este ambiente duro y hostil, el hortelano que vende sus verduras en el mercado mira la plaza prácticamente vacía y piensa que los productos de la huerta se le va a echar a perder. El panadero piensa en la leña, la harina, el horno, la levadura madre que acarrea desde hace cinco años por toda la península Ibérica y parte de Baleares y piensa que el pan se le va a echar a perder. El de la cosmética natural lee un artículo en el periódico. Por lo visto un australiano hace mantillo enriquecido con guano de murciélago que vende a precio de oro y piensa, mañana mismo me compro el traje de Batman y así aprovecho mis propios insumos.

Cada uno está en sus cosas y apenas se dan cuenta de que un todoterreno ha aparcado en la entrada de la plaza. El buen hombre baja del coche y se dirige a los puestos del mercado. Camina algo encorvado, parece un cachorro de perro con pinta de abandonado. Casi sin dar los buenos días, les cuenta la película:
-Por favor, es que me he encontrado un perro abandonado y no puedo quedármelo porque mañana me tengo que ir a Madrid. ¿Alguno de vosotros se podría hacer cargo de él?
-Imposible -responde uno-. Yo vivo en un piso de 62 metros cuadrados rodeado por todos los lados.
-Imposible -añade otro-. Yo tengo dos y ya no quiero más. Estoy harto.
-¡Al loro! -exclama un tercero-, yo recogí un perro, lo llevé a una perrera y allí no había perros. Me dio tan mal rollo cuando lo dejé que no vuelvo a recoger un perro nunca más. De todas formas llama a la policía municipal a ver qué te dicen.

Media hora después aparece la policía municipal. Sacan una jaula de perro del coche, meten un jaula con perro en el coche y se piran. Nuestro hombre dice adiós con la mano. Parece más estirado, todo sentimiento en cualquier caso. Yes, we can, piensa.

Los municipales dejan la jaula con el perro en un patio del ayuntamiento. Le ponen un poco de agua y un montón de galletas para perro de marca blanca para que pase el fin de semana. El lunes llamarían a Julio, un agente forestal que, en la medida de sus posibilidades, se hace cargo de los animales abandonados. Y así fue, llamaron a Julio para que se quedara con el perro, pero Julio dijo que no podía, que estaba a tope, que hacía meses que le habían prometido ayuda desde la mancomunidad de municipios, pero nada. Bueno, tráemelo, ¡qué le vamos a hacer! -dijo a última hora.

Quedaron a las seis de la tarde para hacer el change del cachorro.
-Es que es una putada -se quejaba Julio-. No tengo sitio, no puedo más. Necesito ayuda.
-Nosotros te creemos Julio, de verdad -dijo el munipa bueno.
El compañero regular fue a por la jaula con perro y se la dio a Julio.
-¡Ah, joder! Es un cachorro de mastín. Este enseguida encuentra dueño.
-Claro que sí, Julio, eres un campeón. Hasta luego.
Y se fueron. El regular conducía, mientras el bueno rellenaba un formulario para ir adelantando trabajo.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Apadrina un murciélago, desconecta un robot


1.
El planeta siempre será azul, lo que no está tan claro es cuánto durará como aldea global al ritmo que llevamos de cepillado de especies y recursos naturales.

2.
Cuando se sobreexplota la naturaleza, la naturaleza acaba sobreexplotando sobre nosotros.

3.
En cuanto a la cantinela de las tecnomaravillas, ¡qué decir!
Malo es mirarse el ombligo, pero mirarle el ombligo a un robot... tiene delito.

4.
Nosotros somos el oso que va a la deriva
en un bloque de hielo desprendido.
Nuestro corazón y nuestro cerebro, 
menos inteligente que uno artificial, 
también van a la deriva
en ese bloque de hielo, 
donde por primera vez en su vida 
tiembla de frío un oso polar.

5.
Ya está bien de mirarse en los espejos del callejón del Gato
para ver reflejada la imagen que más nos satisface.

¡Qué importa el poder, si podemos tener la gloria!



lunes, 13 de marzo de 2017

Apadrina un muerciélago, derriba un dron


1.
La mayoría de las personas sabe que no hay que tirar cosas al suelo, es decir, la mayoría de las personas tira cosas al suelo.

La mayoría de las personas sabe que los refrescos azucarados y la bollería industrial afectan negativamente a la salud, lo cual explica que los tengamos tan al alcance de la mano de la chavalería.

La mayoría de las personas sabe que una imagen vale más que mil palabras, quizás porque para la mayoría de las personas manejar mil una palabras les parece un mundo.

La mayoría de la personas sabe la diferencia entre lo que dijo Digo y lo que dijo Diego, y también saben quién paga mejor.

La mayoría de las personas tenemos sueños de grandeza, lo que explica que haya tanta miseria.

Surgiendo de la nada, la mayoría de las personas nos convertimos en una excelente manada.

2.
Podemos hablar de pueblo soberano
o podemos hablar de excelente manada.

Podemos hablar de personas inteligentes
o podemos hablar de individuos alienados.

Podemos, incluso, hablar de organizar juntos
una sociedad mejor, pero estaríamos hablando de un tiempo pasado, cuando los seres humanos no "dominaban" la naturaleza.

3.
Plitonio fue un filósofo importante, delgado y fibroso.

Plitonio llevó una vida ascética y se trabajó el carácter
hasta convertirse en una persona dulce y afectuosa.
Recogía niños que pululaban por la calle y los manutenía
y educaba hasta que podían volar por sí mismos.

Plitonio vivió hasta los noventaytantos años y según cuentan las crónicas murió en su cama tan a gusto.

Por mi parte, hace un tiempo que llevo una vida ascética
y aunque me siento mejor, también siento que se me están afilando los colmillos.

4.
La Constitución del 78 es solo una declaración de principios muy bien intencionados. Donde de verdad se corta el bacalao es en el desarrollo de las Leyes Orgánicas. Solo los partidos políticos con representación parlablablamentaria tienen la potestad de meter mano en su desarrollo. Es decir, adiós pueblo llano, hasta aquí hemos llegado, ya si acaso seguimos nosotros solitos.

5.
Un partido político que se presenta a las elecciones con ínfulas de hacerse con un buen puñado de diputados necesita más dinero del que puede justificar.

6.
En las primeras elecciones municipales de la democracia, personas que habían participado en los movimientos vecinales se presentaron en las listas de partidos políticos que prometían, porque querían cambiar el sistema desde dentro. 40 años después, cada cual puede sacar sus conclusiones, pero pinta de que la política municipal ha devenido en urbanismo de a toca y teja, y en cuanto al reparto del poder en los municipios, los partidos se han quedado con el voto en las instituciones y los vecinos con la voz y las flores en los plenos de reuniones.

7.
Removiendo el cielo y la tierra de Majalcete, un pequeño municipio de 409 vecinos, con ánimo de lucro, llegaron a interrumpir el descanso eterno de los difuntos porque la ubicación del cementerio de la toda la vida estorbaba para la construcción de una urbanización, pensada para proporcionar descanso de fin de semana a unas 409 familias.

8.
Yo sé de una persona en concreto que votaría a cualquier partido político que le pusiera 576 euros en la mano. Y estoy por asegurar que por 76 euros también lo haría. ¿Cuántas personas más se comportarían de esta guisa en nuestra sociedad? No lo sé, pero yo me lo estoy pensando.

9.
También J. L. Serrano, el dicharachero comentarista de ecología y vida sana de la televisión, utiliza el coche para ir a la otra punta de Madrid esta mañana de alto nivel de contaminación para dar unas conferencias verdes sobre calidad de vida, y sobre 150 euros la hora y media.

10.
Es muy difícil que alguien comparta sus ganancias con un desconocido tras una dura jornada laboral. Lo normal es que te conteste del tipo: trabaja como hago yo.
Está claro que el trabajo está montado para que no triunfe el amor.

11.
No son ideas lo que falta entre el pueblo llano,
pero el problema sigue siendo 
quién le pone el cascabel al gato
y al ejército de ratones que trabajan para él.

Es lunes y la vecina sigue con la puta reforma.
Debería viajar hacia el oeste
montado en una búfala de agua, como hizo Lao-Tse,
pero creo que  pondré la televisión
y me haré unos estiramientos con  la profesora de aeróbic.

12.
Se pregunta Amador Fernández Savater si el malestar puede ser energía de transformación social, y le contesta Donald Trump, ya te digo.

13.
En mi barrio se ha montado un banco de alimentos. Algunos dicen que es un ejemplo de virtud. Otros, sin embargo, dicen que es un claro ejemplo de necesidad.

14.
De la necesidad puede surgir la virtud, pero a los necesitados les puede bastar con la prosperidad.

15.
Parece que cuando se echan raíces resulta más fácil reclamar la propiedad de la tierra que compartirla. Da la impresión de que los pueblos itinerantes no reclaman la propiedad de un territorio en el que están de paso.

16.
El poder o la gloria.

El poder de MONSANTO
o la gloria de Fukuoka.

El poder de Víctor De la Concha
o la gloria de María Moliner.



lunes, 27 de febrero de 2017

Da gusto volar abrazado a una mariposa

Da gusto volar abrazado a una mariposa por la ladera de una montaña que rezuma cantueso. Parece frágil, pero se sabe todos los trucos para sortear con éxito los caprichos del aire.

¡Vaya! La mariposa ha visto a otra que le gusta más que yo y ha soltado lastre en un instante. Ahora estoy tirado en un zarzal. No importa. Pasa una mariquita y me invita a ser uno de sus pequeños puntos sobre las alas. Acepto encantado y nos vamos a comer pulgones. Ese lagarto tiene la lengua muy larga. Haríamos bien en salir volando de aquí.

Aterrizamos en una planta de tabaco en flor. Las abejas están poniéndose finas. Aparece un agricultor y aprovecho para encaramarme a su sombrero de paja para disfrutar de la perspectiva humana. Parece majete. Ha saludado una por una a las gallinas llamándolas por su nombre, y al burro le ha dado medio pudding de alfalfa casero que tenía una pinta estupenda.

¡Mira, se está abriendo uno de los huevos!
¡Cáspita, una de las gallinas viejas coge el camino del caldo!

Un petirrojo me llama y me voy con él de patrulla. Hemos ido a un madroño y después de cuatro picotazos a los frutos más rojos no podíamos ni mover las alas. Éramos presa fácil, pero allí todos íbamos a lo mismo y el buen rollo era general.

Me he despertado de noche. El petirrojo ya no está. Una luciérnaga viene hacia mí. Intento convencerla para que me cambie su luz por mi pañuelo de la suerte. "Candil, candilón, cuenta las veinte que las veinte son", me dice mientras se aleja haciendo un arco iris. 


lunes, 20 de febrero de 2017

El monte enseña a gobernarse a sí mismo


En el pueblo de Candelera, la economía tradicional estaba basada en las cabras autóctonas, conocidas artísticamente como cabra cadelerana bien hermosa. Si bien el pueblo vivía de las cabras, las cabras no eran un negocio, sino un medio de vida.

En aquel tiempo la mercancía también podía ser moneda de cambio, y la vida era tan dura que los pastores podían comerse 21 días de lluvia seguidos, aunque tan pura que los millones de gotas caídas no habían oído hablar de Chernobyl.

                                                    ....

En el pueblo de  Candelera, la economía actual está basada en el capitalismo, conocido artísticamente como Paco, el que va a saco. Y si bien el pueblo ya no vive de las cabras, es porque las cabras no son un buen negocio, sino una manera de arruinarse la vida.

En estos tiempos, solo el dinero puede ser moneda de cambio, y la vida es tan dura que tirita a partir del día 21 de cada mes, y tan impura que la propia lluvia puede provocar acidez.
                                                 ....

Charlando por las calles con los candeleranos, el futuro es una cuestión de dinero. De esta manera, sería estupendo que el ayuntamiento arreglase el pueblo y lo pusiera bonito, para atraer un tipo de turismo que se deje la mayor cantidad de pasta y deje la mínima huella ecológica en el entorno. Aunque se conformarían con que se dejaran la pasta y la huella.

Charlando por videoconferencia con un paisano candelerano que vive en Nueva York, el futuro es una cuestión de acometer una reforma política para acercar el poder a los vecinos. "De esta manera," dice "sería estupendo que los vecinos tuvieran voz y voto en las cuestiones de gobierno del pueblo".

Charlando por los montes de Candelera con un pastor, el futuro es cuestión de no perder el mechero con el que hacer la lumbre en el hogar. "Por lo demás," dice "vivir en el monte me ayuda a gobernarme a mí mismo".

lunes, 13 de febrero de 2017

Gloria eterna a las mulas


No se trata de regalar a las mulas 33.332 hectáreas a su nombre para que hagan tranquilamente su vida al natural, sino de que las mulas, con su esfuerzo tirando para nosotros, se las han ganado de sobra.

Tanto hemos tratado a las mulas como herramientas para aprovechar su fuerza de tiro, que se nos ha olvidado completamente la fuerza que proporciona su sola compañía.

En cualquier caso, quedan ya pocas mulas circulando por la Gran Vía madrileña. Y si me apuras, también por los montes de aquí alrededor. Así que, quizás sea un buen momento para recordar que mientras todas las mulas tienen cara de buena persona, la mayoría de las personas tenemos cara de acelga.

                                                    ......


Según cuentan numerosas cartas de soldados de todos los bandos implicados en la Primera Guerra Mundial, la compañía de una mula ayudaba a no volverse loco durante un bombardeo de artillería.

En alguna de esas cartas, incluso llaman a las mulas mi ángel.

Pinto y Catalina en su puesto de trabajo


lunes, 30 de enero de 2017

La visión antropocéntrica del mundo tiene más peligro que la erupción de un supervolcán, que ya es decir.

Cada 51.126 años, el supervolcán que hay en los alrededores de Nápoles despierta de la microcombustión interna diaria que le tiene entretenido, liberando a la atmósfera todo el arsenal de sustancias chungas que atesora.

Como consecuencia de tan tremenda violencia desatada, tres cuartas partes del continente europeo, según la dirección del viento, se convierten en ceniza enriquecida al fluor.

La última vez que el bicho se despertó, los resultados fueron tremendatroces. Prácticamente borrón y cuenta nueva. Solo te digo que en la mayor parte del continente se acabó la edad del hielo y la de los neandertales.

Pero no tenemos de que preocuparnos, porque, con un poco de suerte, la velocidad de cepillado de seres vivos y recursos del planeta que lleva la visión antropocéntrica del mundo va a conseguir que, cuando vuelva a explotar, las cenizas caigan sobre un cementerio de esqueletos.

lunes, 23 de enero de 2017

El mito del progreso ha muerto hace apenas un momento


La electricidad sale por un ojo de la cara
estos días en el que el intenso frío
brinda una magnífica oportunidad para especular.

Ya nadie cree en las bondades de la tecnología.
Da miedo pensar que la robotización
hará innecesaria la carne de cañón.

El mito del progreso ha muerto.

Aunque la indignación social sea enorme
solo estaremos pidiendo soluciones.
Yo tengo una muy buena,
pero me temo que el presidente del FMI tiene otra mejor.

El futuro siempre será propicio
para los que sepan mantener el orden o manipular con calma.

lunes, 16 de enero de 2017

Quehaceres cotidianos de la gente en una sociedad coordinada en yuxtaposición a sí misma

1.
Juan se levanta a las 12 de la noche para conducir un camión cargado con 27.000 kg de tinta de bolígrafo y 3.000 kg de minas de lo mismo.

Pepa se levanta a las 6:30 de la mañana para ir a trabajar a una fábrica donde rellenan minas de bolígrafo con tinta de lo mismo.

Julio se levanta a las 7 de la mañana para repartir en un furgón minas rellenas por las librerías del distrito.

Consuelo se levanta a las 8:30 para abrir la librería que regenta con sonrisa de magenta, donde se pueden conseguir minas para bolígrafos cargadas del día.

Y yo me levanto a las 10 para ir a la librería a comprar una mina de bolígrafo recién cargada. Luego, con el encargo hecho, salgo de la librería y tiro  la vieja mina gastada a tomar por culo, aunque algunos lo llamen la papelera más cercana, y me dirijo raudo a escribir uno, dos o equis poemas a la administración de apuestas del Estado más cercana a mi domicilio.

2.
Luis M. G. está en plan contemplativo, tumbado en el tresillo de un piso alquilado mientras sueña con una vida mejor a base de subsistencia diaria y hoguera en la cueva de noche.

En el piso de al lado, José A. R. echa el día poniendo el suelo de parqué de ocho a una y de tres a seis de la tarde, como todos los días laborables desde que dejó el colegio en 7º de EGB, mientras sueña con una buena jubilación que le permita hacer solo las ñapas más lucrativas.

La propietaria del citado inmueble, Julia A. C., mientras le terminan de poner el suelo de parqué, se pavonea por las calles de Benidorm, donde tiene otro piso en propiedad, después de haber pasado una hora expuesta al rayo láser con efecto ultramorena.

Visitación P.O., Visi para los amigos, se entretiene cuidando con tanto esmero su jardín que si hiciera lo mismo con el abandonado monte público hasta las ardillas llevarían bufanda de lana sintética.

En la gran ciudad la muchedumbre da lo mejor de sí misma para mantener elevado el nivel de contaminación ambiental, muy a su pesar, aunque quizás no lo suficiente.

Más allá, casi en otro mundo, el candidato bocazas y la candidata de Wall Street llegan rápidamente a un buen acuerdo para ambas partes: big mouth se queda con la presidencia de la república y la candidata bursátil obtiene a cambia 10 millones de dólares en efectivo, además de un puesto en el consejo de administración de las 16 mayores empresas.

lunes, 9 de enero de 2017

Dentro de la política


1.
El presidente de la república francesa estaba sentado en su despacho departiendo tranquilamente por teléfono con el ministro de Defensa.

-Efectivamente, presidente, las pruebas nucleares realizadas en el Pacífico han sido un éxito total, y como se esperaba, los atolones donde se han realizado dichas pruebas saltaron totalmente por los aires hasta la desintegración completa.

-Buen trabajo, ministro -respondió el presidente antes de colgar el teléfono, para seguir despachando otros asuntos del día con su jefe de gabinete.

-¿Qué decías sobre el discurso en la ONU?

-Decía que es la semana que viene.

-Bien, que Renaud se ocupe de ello, que se le dan muy bien los discursos. Quiero un borrador de trabajo sobre mi mesa el lunes por la mañana.

-¿Alguna idea que quiera resaltar en el discurso?

-Lo de siempre, ya sabes, liberté a tope, egalité de gordo y fraternité el que pueda.


2.
La palabra de un político no tiene ningún valor cuando se pronuncia en público, es decir, cuando nos hablan a nosotros.
Solo tiene valor cuando se pronuncia en privado, es decir, lo que nos callan a nosotros.

Tomemos como ejemplo el misterioso caso de las autopistas de peaje que circunvalan Madrid.

En privado dijeron: "Es una oportunidad tremenda para dar un buen pelotazo, y cuando se descubra el pastel las rescatamos con el dinero del Estado, y ya está. Sin problemas".

En público dijeron: "Con estas nuevas autopistas de peaje mejoraran las comunicaciones, disminuirán los atascos y se crearan puestos de trabajo". Luego presentaron unos datos totalmente ficticios sobre el número de usuarios y acabaron sentenciando por todo lo alto que no tendría ningún coste para el contribuyente.

Efectivamente, como venimos diciendo, lo dicho en público resultó ser mentira, mientras que lo que dijeron en privado se convirtió en cruda realidad.

lunes, 2 de enero de 2017

Aprovechando que me quedaban 10e de invisibilidad

Aprovechando que me quedaban 10 euros de invisibilidad, el domingo por la mañana me dispuse a seguir a cierto sujeto por si cometía alguna fechoría y se hacía merecedor de un correctivo a medida.
Efectivamente así fue. Lo seguí hasta una tienda de alimentación, donde con total naturalidad compró bollería industrial variada para el desayuno de sus hijos. Pero eso no iba a pasar, ningún niño se merecía pasar por algo tan desagradable. Así pues, cuando nuestro hombre se dirigía tranquilamente hacia su casa, en una esquina solitaria le di el cambiazo total por otra bolsa igual que contenía carne de membrillo casera que hice el otro día, con un mínimo de azúcar para mantener el sabor acidillo del fruto amarillo, yogurt de leche de cabra cabra y unas galletas veganas muy sosas y refrescantes. Sí, eso era lo que iban a desayunar los niños. Comida de verdad, que los mineralizase, vitaminase y le diera el punch necesario para comerse el mundo durante 12 horas seguidas, sin necesidad de pasar por la casilla de salidad y sin comerse las 20.000 chucherías de marras.

Ja, ja, ja, me partía de risa mientras le seguía, expectante por ver la cara que ponían todos al descubrirse el saludable pastel. Cuando llegó a casa puso la bolsa encima de la mesa de la cocina y llamó a los niños para que desayunaran. En ese momento sonó el móvil y se alejó de la cocina para atender la llamada. Los niños, que estaban hambrienturientos, no esperaron ni un segundo para sacar lo que había en la bolsa y ñam, ñam. Pepito abrió sin contemplaciones el yogurt y cuando el sabor agrio inundó sus pupilas gustativas tal cual lo devolvió. Luisito metió el cucharón en la carne de membrillo y cuando notó la acidez la soltó tal cual. Juanita mordió una de las galletas veganas y le pareció que estaba chupando directamente una acelga, por lo que la soltó tal cual. Entonces el padre volvió a la cocina y se encontró con el panorama de frente. Papá esto que has traído para el desayuno está asqueroso, exclamaron los chavales...

Vaya marrón, la había liado parda. A pesar de que mis intenciones eran buenas el resultado había sido desastroso. Por suerte todavía me quedaba un euro de invisibilidad y pude poner pies en polvorosa sin mayor contratiempo. No sé, quizás algún día los niños adquirieran hábitos saludables de alimentación, y en cuanto a mí, me vendría bien dejar el enganche a la invisibilidad y mirarme más al espejo. Estaba claro que otra vez había intentado cambiar el mundo antes de dar tres vueltas al hogar.