martes, 8 de octubre de 2019

La propiedad contra la biodiversidad

Hay un mapa litográfico de la zona,
un mapa de curvas de nivel y, por supuesto,
un mapa catastral detalladísimo de la propiedad
donde se dice claramente a quién pertenece la tierra.

Hablamos de una zona que está totalmente mapeada,
medida, trajinada y vallada, donde todo lo que ves 
es de alguna persona física o
o de esa clase de personas tan extrañas
a las que llaman jurídicas.

Y quizás sea eso lo que explica
los tiros que se oían anoche, 
cuando un corzo saltó una valla para buscarse la vida
y alguien lo interpretó 
como que se estaba buscando la vida en su finca,
un lugar en plena naturaleza
donde todo es del propietario
y nada, pum, pum, pum, del animal.