lunes, 25 de septiembre de 2017

La vida real, es decir, la vida desde un punto de vista demasiado económico


Como ando necesitado de ayuda monetaria, reúno a un grupo de amigos para pedirles prestados 1.370 euros a cada uno, a devolver cuando se pueda, para empezar un negocio con el que espero ganarme honradamente la vida, pero con muy buenas razones me van diciendo que no, porque todos tienen marrones a los que atender sin falta.

Entonces voy al banco a pedir un crédito y como no tengo avales, también me dicen que no.

Desesperado, acudo al ayuntamiento a solicitar el permiso para abrir el chiringuito de verano de la piscina, y me dicen que el chiringuito sale a subasta y se adjudica al mejor postor.

Totalmente desesperado me dirijo a un famoso puente que cuelga sobre el abismo, con una idea fija en la mente, y gracias a Dios cuando todo parecía perdido aparece el Diablo dispuesto a compartir conmigo los tres pilares de la sabiduría: mentir, robar y estafar.

Desde entonces todo me va de maravilla, y ahora son los amigos los que vienen a pedirme las monedas, el banco me ha acogido en el consejo de administración y el ayuntamiento no se corta a la hora de llamarme hijo verdaderamente predispuesto.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Alí Babá y el genio de la lámpara

Estaba tranquilamente con la banda celebrando el éxito del último golpe, cuando apareció el genio de la lámpara con ganas de tirarse el rollo de los tres deseos.

Como el buen hombre no hacía caso de las señas que le hacía para volver por donde había venido, no tuve más remedio que pararle en seco y recordarle con quién estaba hablando, y que si él tenía una lámpara maravillosa, yo tenía una cueva esplendorosa.

Entonces, el genio se dio por enterado y empezó a desmontar el chiringuito. Como se le veía un tanto alicaído, le di unas cuantas alhajas para que las metiera en la lámpara, porque conociendo al personal, seguro que estaba en las últimas.