lunes, 22 de mayo de 2017

Dos placas tectónicas decidieron dirimir sus diferencias por la vía rápida


¡Catapunkcroc!
Hace tres millones de años, que si tú, que si yo, dos placas tectónicas decidieron dirimir sus diferencias por la vía rápida. Como consecuencia, surgió una imponente sierra con picos de 2.224 metros de altura, lagunas glaciares y una florafauna endémica tan bonita como frágil.

Hasta la década de los años 60, las únicas personas que se adentraban en las profundidades de la sierra eran pastores y para de contar. Pero a partir de ese momento, empezaron a circular por la sierra los primeros excursionistas, cargados de un profundo amor a la naturaleza.

Estos primeros caminaron por una sierra todavía virgen, acamparon a su aire, hicieron fuego y permanecieron, según cuentas las crónicas, toda la noche de aquella manera mirando a las estrellas cerca de la bota de vino. Cuando se iban, recogían todo para no dejar huella de su paso, lo que resultaba fácil porque apenas se generaban residuos.

En 1970, se construyó un modesto refugio de montaña en uno de los puntos emblemáticos de la sierra: la laguna de la Luna. Durante los siguientes años, la presencia del refugio apenas alteró el entorno ni la posibilidad de que los excursionistas pudieran acampar y hacer fuego en el paraíso. ¡Qué bonita la laguna todavía! ¡Quién pudiera!
En fin...

¡Plashtóntron!
Hacia el año 1992, el impacto de un tremendo pelotazo sacudió el país por las cuatro esquinas de su perímetro. ¡Qué caras más sonrientes en los telediarios! ¡Qué de medallas! ¡Qué de facturas infladas desde el cantautor hasta el marmolista amigo del concejal! Incluso al refugio de montaña llegaron las consecuencias, y el número de camas se multiplicó por 1,92 cada cinco años, sin descuidar el servicio de desayunocomida meriendacena para poder descuidar mejor la gestión de residuos como si no hubiera un mañana.

Juan es casto.
Juan es puro.
Juan tiene un trabajo de agente medioambiental y como no le gusta lo que está pasando con la gestión de los residuos de la laguna de la Luna, lo pone en conocimiento de sus jefes para que lo denuncien.

Luis también es casto.
Luis también es puro, solo que le va la política.
Luis es el jefe  de Juan, el amo de la consejería de medio ambiente  y no tiene la más mínima intención de cursar la denuncia, porque el desarrollo del turismo en la zona es prioritario para el gobierno de la comunidad. El conflicto entre los dos está servido.

Esta mañana Luis le ha dicho a Juan que pasara un momento a su despacho. Oye tío, le dice cuando ya está dentro, retira la denuncia o te mando al otro punto de la comunidad autónoma, a un pueblo donde solo vivas tú. Entonces Juan recuerda que se va a casar dentro de tres meses, calla, otorga y acepta el ascenso que finalmente, en tono conciliador, le ofrece Luis para dentro de dos años. De todas formas, dice para terminar, quédate tranquilo, en cuanto llegue la próxima subvención arreglamos ese asunto.

Mariano es un humano amantísimo de la naturaleza. Todo un escalador bien pertrechado de parafernalia de sujeción desde los 15 años todos los fines de semana. La persona perfecta para hacerse cargo del refugio. De hecho lo hace tan bien, que la laguna de la Luna empieza a desarrollar la típica flora acuática invasora que indica claramente que el agua está eutrofizada. Es decir, la laguna de la Luna entra en fase menguante.

¿Qué va a pasar?

Seguramente lo que ya está pasando en alguna parte: se construirá una pasarela tremenda que atraviese la sierra de la que ningún amante de la naturaleza podrá salirse, se pondrán cuatro vías ferratas como únicos lugares posibles donde practicar algo de escalada hasta las siete de la tarde, y se aprovechará la primera subvención que llueva para remodelar el refugio en plan altostanding de pega, limitando el número de plazas y aumentando el precio de todo en general. Se instalarán tanques perimetralmente sellados que puedan ser sustituidos cuando estén a tope de residuos de manera helitransportada y, en cuanto a Mariano, le darán boleto y pondrán a alguien con un perfil más gourmet, que maneje facebook, incluso.

Por otro lado, para sustituir las experiencias reales que solo se pueden tener en contacto con la naturaleza, hologramas temáticos nos esperarán en el interior de naves de polígonos industriales para brindarnos aventuras tan fascinantes como acercarte a la serpiente sin que te moleste la manzana, o ser un náufrago en una isla desierta a punto de tirar al mar un mensaje dentro de una botella:

En realidad no todo está perdido, solo está olvidado
en el ángulo oscuro, silencioso y cubierto de polvo.

No todo está perdido, solo está sepultado entre ortigas,
donde habita el olvido.

No todo. Aún queda el viejo olmo hendido por el rayo
en su mitad podrido, que con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.




lunes, 15 de mayo de 2017

Elogio del estilo de vida por lo bajini


He comprado miel en una esquina a una señora que daba totalmente el pego de que no, pero sí.

He comprado carne al carnicero en su casa, porque la mercancía auténtica no la puede vender en la tienda.

He comprado pescado en un aparcamiento a un amigo de Madrid que lo pide directamente a unos amigos de Galicia, y estaba más fresco que el de la pescadería.

He comprado huevos cerca de una fuente solitaria donde vive un hombre al que le encanta trabajar para los animales.

He vendido  en los soportales del ayuntamiento tomates y manzanas desecadas en un sencillo secador solar confeccionado a mano con materiales retirados discretamente del almacén de una multinacional por un operario al que, sé de buena tinta, le pagan fatal.

He cambiado la mitad del alquiler de este mes por unas aliviadoras sesioncitas de podología a la dueña del piso.

He estado en la catedral de Santiago y no me ha gustado el truco del cepillo. Es mejor un día eterno de trapicheo que mil años de paraíso oficial.

jueves, 4 de mayo de 2017

Pastillas de colores de la marca indignación


1.
Para combatir la tremenda evidencia de los descomunales tejemanejes que el poder nos regala a diario al pueblo llano, se pusieron rápidamente en circulación unas pastillas de colores de la marca indignación.

Poco a poco, ante la tremenda evidencia de que el sistema no se podía cambiar desde dentro, se fueron olvidando las pastillas y cada cual empezó a buscarse a sí mismo en los centros de yoga de las tiendas de los chinos.

2.
Si te preocupa el futuro de las abejas,
levanta un par de baldosines soleados de tu piso
y planta un jazmín.
Verás como ellas solas aparecen.

Si te preocupa la mala calidad del pan que comes,
aprende el noble arte de la harina.

Si quieres combatir la alergia,
embadúrnate de tierra de la huerta.

Si no te gusta tu trabajo, 
invéntate uno de tu agrado. 

Si tienes miedo, cálmate, 
porque estás a punto de brillar
donde antes solo había oscuridad.