miércoles, 13 de marzo de 2019

Breve historia de la contaminación

Durante mucho tiempo no pasó nada realmente contaminante. La buena gente vivía su vida paleolítica en paz, sabiendo perfectamente que quien vive en el paraíso no necesita mucho más que entrarle por el flanco débil al mamut, antes de que él te entre a ti.

Luego se empezó a extender la moda neolítica, con su rollito de que donde esté un buen almacén de excedentes que se quite cualquier paraíso peligroso.

Más tarde, pues eso, que si este excedente es mío y especulo lo que me da la gana con él, y empezó el declive.

Desde entonces, simplemente vamos dando bandazos, y de la contaminación atmosférica pasamos a la contaminación electromagnética de ondas submilimétricas, del tipo 5G y subiendo.

lunes, 25 de febrero de 2019

Para ser un peatón hay que dejar el coche, pero para dejar el coche hay que ser muy peatón (2ª parte)

Subí en coche a la peña de Francia
y el paisaje me pareció muy bonito.

Un mes después subí caminando
y el paisaje, además de bonito,
me pareció tremendo.

Subí en coche
y se enteró hasta la capa de ozono.
Subí caminando
y solo me enteré yo.

Viajé en coche por toda China
y pude ver bastante China.
Viajé caminado por toda China
y pude aprender lo suficiente
para manejarme en el idioma chino,
y aprender a leer algunas frases
escritas en tablillas de bambú
por venerables maestros, como:
"Desde que camino más, camino mejor".

Los coches cada vez son más inteligentes,
es decir, las personas que van en ellos
cada vez son más...

martes, 12 de febrero de 2019

Ganzúas ecológicas

Con unas ganzúas ecológicas se puede entrar a robar cualquier cosa que merezca la pena.
Se puede robar en un gallinero, en una quesería o en el almacén donde guardan los borrachitos de Guadalajara del día, y ponerte fino allí mismo.

Las ganzúas ecológicas resultan perfectas para abrir de par en par las puertas de un zoo, aunque hay quien dice que no son para tanto, porque no se puede robar con ellas un banco desde dentro.

Además, después de cada fechoría realizada con éxito se pueden tirar al montón de compost, para que se beneficien las lombrices de tierra y con ello, nos beneficiemos todos.

Ganzúas ecológicas, totalmente recomendables para una nueva generación de ladrones de guante verde, comprometidos con la biodiversidad.

martes, 29 de enero de 2019

¿Quién se quita el cascabel del gato?

Primero fuimos conscientes de lo maravilloso que sería 
ponerle un cascabel al gato.

Luego nos dimos cuenta de la extrema dificultad
de encontrar al valiente capaz de hacerlo.

Después, para más inri, descubrimos
que había un ejército de semejantes trabajando para él.

Inevitablemente, acabamos llevando nosotros
un cascabel móvil de la marca gato.

Así las cosas, hoy en día, el problema es
¿quién se quita el cascabel del gato?