martes, 6 de octubre de 2020

Mongoles de la estepa de Mongolia

Los mongoles de la estepa de Mongolia llevan una vida nómada. Deambulan por la estepa con las cuatro cosas importantes, para no tener que atender ninguna urgencia, y, puesto que así llevan  cuatro mil años, habrá que admitir que algo estarán haciendo bien. 

Y, aunque es cierto que con este estilo de vida los mongoles de la estepa de Mongolia jamás encontrarán el Bosón de Higgins, ni resolverán ninguna ecuación submilimétrica, ni descubrirán la pastilluki de los 100 años, también es cierto que han tenido tiempo para pensar y llegar a la conclusión de que El Otro, en realidad, es otro como Tú. Por eso siempre dejan la puerta de su hogar abierta y, cuando mueren, los tumban sobre la estepa, para servir de alimento a lo que tantas veces le sirvió a ellos.

P.D. Según las últimas noticias, debido al consumo de kéfir, a los tremendos espacios abiertos que proporciona la estepa y a la capilla que dejan en sus manos tantos procesos manuales en los que participan en su día a día, la incidencia del coronavirus entre los mongoles de la estepa de Mongolia es nula o ninguna.

En realidad, su único problema es que la vida nómada se les acaba, porque el gobierno quiere regular esa vida para tenerlos controlados. Adiós puertas del hogar abiertas, adiós estepa, hola Covid y toda la mierda que queda por venir.

lunes, 28 de septiembre de 2020

El urbanismo se sabe todos los trucos

Fue un grupo de valientes los que, jugándose el bazo derecho, pararon la construcción de una urbanización en uno de los parajes más pintorescos en las afueras del pueblo.

Se jugaron el bazo derecho y alguno perdió hasta el izquierdo, pero consiguieron parar la construcción del mamotreto.

Dos años y medio después aparecieron nuevos promotores con una idea fija en la mente: si no podemos construir en las afueras del pueblo, convertiremos el pueblo en una urbanización. De manera que en una primera fase fueron comprando las casas una a una, y en la segunda fase empezaron a urbanizar del tirón.

Fue gracias a un grupo de valientes que el paraje en cuestión sigue siendo tan pintoresco, y gracias a ello, los chalets pudieron venderse más caros.

...

El pueblo dejó de ser un lugar donde se llevaba una vida de pueblo, con sus movidas buenas y sus movidas  malas, con su ganadería, sus cargas de leña, sus muros de mampostería en seco, su virtuosismo en el manejo de las tijeras de podar tanto para podar como para hacer música con ellas (el grupo Mayalde hace una demostración estupenda de ello), y lo convirtieron en un lugar bonito, un lugar donde disfrutar de calidad de vida, teletrabajar incluso. El tipo de belleza y calidad que tanto atraen a los tiburones-vampiro, esos cabrones que para arrasar no necesitan destruir, porque han aprendido a hacerlo construyendo.

                                                                                

jueves, 17 de septiembre de 2020

El secreto para no sufrir nunca el ataque de las plagas en la huerta

Para no sufrir nunca el ataque de las plagas

ten siempre la huerta menos bonita que la del vecino.


Y si no tienes vecino,

de cada dos plantas que pongas

deja la más bonita para los animales

y quédate con la más fértil para ti.


No es ningún secreto, en realidad.

Es el daca de toda la vida para luego poder tomar,

el arte milenario de no coger todos los huevos del nido.


sábado, 5 de septiembre de 2020

Sería extraño que no tuviera sentimientos

 No sé si las piedras tienen sentimientos, pero ayer cogí cuatro al azar y las llevé a una pista de baile. Después puse a todo volumen el tema Skokiaan, interpretado por Louis Armstrong, y al instante, como suele decirse, allí bailaban hasta las piedras.

No sé si el agua tiene sentimientos, pero se le nota enfermo cuando le obligan a refrigerar un reactor nuclear.

No sé si las nubes tienen sentimientos, pero se las nota más tranquilas cuando pasa la tormenta.

No sé si la madre Tierra tiene sentimientos, pero sería muy extraño que todo lo que alberga los tuviera y ella no.





sábado, 29 de agosto de 2020

Como el pirata Jhonson llevaba al hombro su cacatúa

Ahí van tres colegas disfrutando de una motovuelta por las carreterukis más panorámicas de la sierra.

Pero, ¿de verdad se puede disfrutar de un paisaje que ha sido debidamente degradado para darse una motovuelta en plan campeón, y que con cada vuelta se degrada todavía más?

Tres colegas que contribuyen a la economía local con las consumiciones que realizan por el camino.

Pero, ¿de verdad se puede contribuir a la economía local cuando todo depende de lo que viene de China?

Son tres colegas, y un cuarto al que se lo llevan los demonios porque no tiene pasta para salir con ellos y disfrutar de las maravillas del progreso*, que nos lleva al hombro como el pirata Jhonson llevaba su cacatúa.


*Progreso: todo lo que hace más fácil la vida en La Caverna.

Progresista: todo aquel que consigue su fortuna haciendo la vida más fácil en La Caverna.