lunes, 20 de febrero de 2017

El monte enseña a gobernarse a sí mismo


En el pueblo de Candelera, la economía tradicional estaba basada en las cabras autóctonas, conocidas artísticamente como cabra cadelerana bien hermosa. Si bien el pueblo vivía de las cabras, las cabras no eran un negocio, sino un medio de vida.

En aquel tiempo la mercancía también podía ser moneda de cambio, y la vida era tan dura que los pastores podían comerse 21 días de lluvia seguidos, aunque tan pura que los millones de gotas caídas no habían oído hablar de Chernobyl.

                                                    ....

En el pueblo de  Candelera, la economía actual está basada en el capitalismo, conocido artísticamente como Paco, el que va a saco. Y si bien el pueblo ya no vive de las cabras, es porque las cabras no son un buen negocio, sino una manera de arruinarse la vida.

En estos tiempos, solo el dinero puede ser moneda de cambio, y la vida es tan dura que tirita a partir del día 21 de cada mes, y tan impura que la propia lluvia puede provocar acidez.
                                                 ....

Charlando por las calles con los candeleranos, el futuro es una cuestión de dinero. De esta manera, sería estupendo que el ayuntamiento arreglase el pueblo y lo pusiera bonito, para atraer un tipo de turismo que se deje la mayor cantidad de pasta y deje la mínima huella ecológica en el entorno. Aunque se conformarían con que se dejaran la pasta y la huella.

Charlando por videoconferencia con un paisano candelerano que vive en Nueva York, el futuro es una cuestión de acometer una reforma política para acercar el poder a los vecinos. "De esta manera," dice "sería estupendo que los vecinos tuvieran voz y voto en las cuestiones de gobierno del pueblo".

Charlando por los montes de Candelera con un pastor, el futuro es cuestión de no perder el mechero con el que hacer la lumbre en el hogar. "Por lo demás," dice "vivir en el monte me ayuda a gobernarme a mí mismo".

lunes, 13 de febrero de 2017

Gloria eterna a las mulas


No se trata de regalar a las mulas 33.332 hectáreas a su nombre para que hagan tranquilamente su vida al natural, sino de que las mulas, con su esfuerzo tirando para nosotros, se las han ganado de sobra.

Tanto hemos tratado a las mulas como herramientas para aprovechar su fuerza de tiro, que se nos ha olvidado completamente la fuerza que proporciona su sola compañía.

En cualquier caso, quedan ya pocas mulas circulando por la Gran Vía madrileña. Y si me apuras, también por los montes de aquí alrededor. Así que, quizás sea un buen momento para recordar que mientras todas las mulas tienen cara de buena persona, la mayoría de las personas tenemos cara de acelga.

                                                    ......


Según cuentan numerosas cartas de soldados de todos los bandos implicados en la Primera Guerra Mundial, la compañía de una mula ayudaba a no volverse loco durante un bombardeo de artillería.

En alguna de esas cartas, incluso llaman a las mulas mi ángel.

Pinto y Catalina en su puesto de trabajo


lunes, 30 de enero de 2017

La visión antropocéntrica del mundo tiene más peligro que la erupción de un supervolcán, que ya es decir.

Cada 51.126 años, el supervolcán que hay en los alrededores de Nápoles despierta de la microcombustión interna diaria que le tiene entretenido, liberando a la atmósfera todo el arsenal de sustancias chungas que atesora.

Como consecuencia de tan tremenda violencia desatada, tres cuartas partes del continente europeo, según la dirección del viento, se convierten en ceniza enriquecida al fluor.

La última vez que el bicho se despertó, los resultados fueron tremendatroces. Prácticamente borrón y cuenta nueva. Solo te digo que en la mayor parte del continente se acabó la edad del hielo y la de los neandertales.

Pero no tenemos de que preocuparnos, porque, con un poco de suerte, la velocidad de cepillado de seres vivos y recursos del planeta que lleva la visión antropocéntrica del mundo va a conseguir que, cuando vuelva a explotar, las cenizas caigan sobre un cementerio de esqueletos.

lunes, 23 de enero de 2017

El mito del progreso ha muerto hace apenas un momento


La electricidad sale por un ojo de la cara
estos días en el que el intenso frío
brinda una magnífica oportunidad para especular.

Ya nadie cree en las bondades de la tecnología.
Da miedo pensar que la robotización
hará innecesaria la carne de cañón.

El mito del progreso ha muerto.

Aunque la indignación social sea enorme
solo estaremos pidiendo soluciones.
Yo tengo una muy buena,
pero me temo que el presidente del FMI tiene otra mejor.

El futuro siempre será propicio
para los que sepan mantener el orden o manipular con calma.

lunes, 16 de enero de 2017

Quehaceres cotidianos de la gente en una sociedad coordinada en yuxtaposición a sí misma

1.
Juan se levanta a las 12 de la noche para conducir un camión cargado con 27.000 kg de tinta de bolígrafo y 3.000 kg de minas de lo mismo.

Pepa se levanta a las 6:30 de la mañana para ir a trabajar a una fábrica donde rellenan minas de bolígrafo con tinta de lo mismo.

Julio se levanta a las 7 de la mañana para repartir en un furgón minas rellenas por las librerías del distrito.

Consuelo se levanta a las 8:30 para abrir la librería que regenta con sonrisa de magenta, donde se pueden conseguir minas para bolígrafos cargadas del día.

Y yo me levanto a las 10 para ir a la librería a comprar una mina de bolígrafo recién cargada. Luego, con el encargo hecho, salgo de la librería y tiro  la vieja mina gastada a tomar por culo, aunque algunos lo llamen la papelera más cercana, y me dirijo raudo a escribir uno, dos o equis poemas a la administración de apuestas del Estado más cercana a mi domicilio.

2.
Luis M. G. está en plan contemplativo, tumbado en el tresillo de un piso alquilado mientras sueña con una vida mejor a base de subsistencia diaria y hoguera en la cueva de noche.

En el piso de al lado, José A. R. echa el día poniendo el suelo de parqué de ocho a una y de tres a seis de la tarde, como todos los días laborables desde que dejó el colegio en 7º de EGB, mientras sueña con una buena jubilación que le permita hacer solo las ñapas más lucrativas.

La propietaria del citado inmueble, Julia A. C., mientras le terminan de poner el suelo de parqué, se pavonea por las calles de Benidorm, donde tiene otro piso en propiedad, después de haber pasado una hora expuesta al rayo láser con efecto ultramorena.

Visitación P.O., Visi para los amigos, se entretiene cuidando con tanto esmero su jardín que si hiciera lo mismo con el abandonado monte público hasta las ardillas llevarían bufanda de lana sintética.

En la gran ciudad la muchedumbre da lo mejor de sí misma para mantener elevado el nivel de contaminación ambiental, muy a su pesar, aunque quizás no lo suficiente.

Más allá, casi en otro mundo, el candidato bocazas y la candidata de Wall Street llegan rápidamente a un buen acuerdo para ambas partes: big mouth se queda con la presidencia de la república y la candidata bursátil obtiene a cambia 10 millones de dólares en efectivo, además de un puesto en el consejo de administración de las 16 mayores empresas.