viernes, 29 de enero de 2016

Decir una cosa y la contraria te lleva directo al poder

Efectivamente, grupo de mozalbetes y mozalbetas, este presidente apuesta por la agricultura ecológica.
Efectivamente, dicharachero representante de los OMG, este presidente apuesta por los transgénicos a lo largo y ancho del territorio nacional.

Por supuesto que este presidente, queridos representantes de Cruz Roja, está absolutamente en contra de la fabricación de minas antipersona.
Por supuesto que este presidente, amable representante de Ministerio de Defensa chileno, se compromete a venderle pistolas P3-A de fabricación  nacional al peso, por toneladas o unidades de millar.

Indudablemente, señor comisario europeo, el gobierno que yo presido necesita ayuda de la Unión Europea para resolver el grave problema de la inmigración.
Indudablemente, señora comisaria europea, el gobierno que yo presido es soberano para afrontar sus propios problemas económicos de la manera más conveniente y no necesita que le den consejos desde la Unión Europea.

Efectivamente, amables ecologistas, este presidente está decidido a implementar la apuesta por las energías renovables.
Efectivamente, dadivoso representante del lobby nuclear, este presidente no piensa cerrar ninguna central nuclear. Es más, estoy decidido a explotarlas hasta el final.

Naturalmente, amigos de...

miércoles, 20 de enero de 2016

¿Dónde estará la conciencia?

1.

No sé lo que es la conciencia, aunque podría citar de memoria una definición, o copiarla aquí directamente de un libro con tan solo un par de faltas de ortografía.

De hecho, si tenemos en cuenta que el 1,1% de la población acumula el 98,9% de la riqueza, que 3/4 partes de la población se ahoga en la escasez mientras la cuarta parte se ahoga en la abundancia, y que la biodiversidad se ha convertido en una marca de yogures reciclables, tendremos que admitir que la conciencia brilla por su ausencia.

Podría citar de memoria una definición, aunque realmente no sé qué es la conciencia. Sin embargo, estoy seguro de que para ponerla en práctica se necesita un esfuerzo muy grande de los músculos más pequeños.

2.

Una amiga que tiene una pequeña sala de teatro me saluda amigablemente y sin más preámbulos, pasa a comentarme que esta tarde ponen una función estupenda al módico de tres euros para los que estén en paro.

Cuando acaba con su discurso, empiezo yo con el mío: "Tengo unos puerros ecológicos excelentes de cosecha propia a 1 euro el hermoso manojo que ves aquí".

Pero mi amiga, que goza de una gran agilidad mental, rápidamente me replica que ayer compró mogollón
a mitad de precio en el supermercado de la esquina, tras lo cual, me da dos besos y se va.

Por su puesto, cuando llega la tarde, yo no voy al teatro y me quedo en casa viendo una mala película en internet (que conste que yo soy un gran amante de la cultura y mi amiga, de la agricultura ecológica local).

3.

Si el ayuntamiento no pusiera tantos problemas,
si los comerciantes locales no nos mirasen con recelo,
si a los pequeños productores locales no se les exigiera la variedad que ofrecen los supermercados,
si los consumidores dejaran atrás sus viejos hábitos de consumo,
si la recompensa a los esfuerzos realizados no se midiera por el dinero recaudado,
y si las 75 personas que acudieron a la primera reunión no se hubieran reducido a 7 entusiastas a las primeras de cambio,
quizás, entonces, el mercado de frutas y verduras locales 
que montamos desde hace cuatro años todos los sábados por la mañana, 
se habría convertido en un ejemplo del futuro que queremos
y no en una actividad francamente aburrida que no le interesa a nadie.


miércoles, 13 de enero de 2016

Consejos prácticos de horticultura

Qué gusto da saber latín
para llamar a las plantas del huerto
por su nombre.

Buenos días por la mañana, Lavanda Officinalis,
y ella sola se viene arriba.
Buenos días, Tomate Tomatoe, 
y qué cantidad de ricos tomates.
Buenos días, Cannabis Sativa, 
y cuánta mandanga de calidad.

Incluso las plagas se cortan
y se van a joder el huerto del vecino
con tal de no molestar
cuando las llamas por su verdadero nombre.

Puede parecer asombroso, pero no lo es.
Al fin y al cabo, incluso nosotros mismos
nos venimos arriba cuando nos dicen:
"Sí, bonito, lo que tú quieras".

miércoles, 6 de enero de 2016

Ahora que ya ha pasado la Navidad

1.

Es agotador retirar tanta basura de la vía pública durante las navidades. Llega un momento en el que no se puede distinguir lo que es real de lo que es basura. Menos mal que de vez en cuando aparece alguna persona hasta arriba de espíritu navideño, totalmente tirada a los pies de un contenedor de basura abarrotado, que nos permite hacer una buena obra sacándolo a rastras de tan penosa coyuntura.

2.

Qué agradable tener un amigo de otra religión cuando llega la Navidad.
Qué tranquilidad estar con él, sabiendo que los dos estaremos dormidos cuando lleguen las doce.

3.

No celebrar la Navidad es agotador. Todo el mundo pide explicaciones al respecto y por mucho que digas nadie parece quedar satisfecho, hasta que al final acabas discutiendo con quien menos te lo esperas. Y por si fuera poco, el desmadre colectivo, ya de por sí evidente a diario, aparece multiplicado en cada esquina.

Pero bueno, todos necesitamos creer en algo fantasioso al máximo para poder soportar la rutina de los días. Yo mismamente creo que el mes de enero es, en realidad, una montaña enorme con unas cuestas impresionantes que te ponen en tu sitio.

4.

Me he comprado todo el equipo necesario para pasar el día de Año Nuevo practicando snowboard.

Me he comprado todo el equipo necesario para pasar el día de Año Nuevo practicando submarinismo.

Me he comprado todo el equipo necesario para pasar el día de Año Nuevo practicando sky-surfing.

44.000 euros, si no más, gastados en equipos necesarios para practicar a tope la turbovanidad.