jueves, 29 de mayo de 2014

De gatos y ratones

1. YO
Esta mañana he quitado una de las dos bombillas de la escalera que iluminan la puerta del piso donde vivo, y de inmediato ha disminuido un 0,0000000001% el consumo nacional de electricidad, aunque yo prefiero pensar que ha disminuido un 17% el consumo de electricidad de la escalera.

2. LA COMUNIDAD
Ayer comenté la jugada a la comunidad de vecinos: si quitamos la mitad de las bombillas de la escalera, reduciremos el consumo de electricidad un 50% y la iluminación será suficiente para no tropezar y acertar a meter la llave en la cerradura correcta.
Sin embargo, nada más acabar, empezaron los murmullos que acabaron degenerando en ladridos varios, muchos de los cuales venían de atrás y nada tenían que ver con el tema en cuestión.

3. EL PODER
Invitado por el lobby del sector eléctrico, el ministro de Energía cenaba en un estupendo parador nacional. Entre mordisco y lingotazo, llegaron al acuerdo de ampliar la presa de Morrofrío a cuenta del Estado, que luego cedería los derechos de explotación a una subcontrata de conveniencia para aumentar la producción de electricidad nacional, por si acaso llegaran de golpe el coche eléctrico, las glass google y los drones.

4. CONCLUSIÓN PROVISIONAL
Aunque duela reconocerlo, solo somos poca cosa.
Aunque duela reconocerlo, la comunidad es un guirigay de egos, chubarbas y circunstancias personales.
Aunque duela reconocerlo, la soberanía de las instituciones del Estado siempre doblega a la soberanía del pueblo.
Aunque duela reconocerlo, cada vez cuesta más ponerle el cascabel al gato, porque sin dejar de ser ratones llevamos un estilo de vida que fomenta el deseo de ser uno de los gatos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario