domingo, 29 de septiembre de 2013

Biopesas

Tengo un despacho a tope de multimedia y Wi-Fi donde me busco la vida. Últimamente, andaba un poco atacado por microataques de hiperelectrobilidad quíntuple que me dejaban bastante minerodebilitado.
Estaba buscando un remedio cuando encontré las biopesas, y mi vida cambió por completo, hasta el punto de poder asegurar que soy totalmente otro. He tirado a tomar por culo todos los cacharros de plasma de los que me rodeaba y he montado un gimnasio que te cagas con ajos, calabacines y calabazas de cacahuete, y bebo abundante zumo de fruta de temporada con cuatro dedos de pulpa de hoja de aloe. 
Ahora estoy fibroso y tan fuerte que llevo de guantes botas de siete leguas.


Practicando el noble arte de las biopesas
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario